Saltar al contenido
Deguerra

Hiroshima y Nagasaki: historia de la bomba atómica

Nube atómica sobre Nagasaki

Hiroshima y Nagasaki sufrieron el lanzamiento de las dos primeras bombas at√≥micas de la historia de la humanidad. Todo comenz√≥ con la ascensi√≥n de Adolf Hitler en Alemania. Se inici√≥ una carrera armament√≠stica que condujo inexorablemente a la barbarie de la Segunda Guerra Mundial. Este conflicto ser√≠a a√ļn m√°s destructivo que lo que hab√≠a sido la Primera Guerra Mundial. Gran parte de esa culpa la tienen las nuevas investigaciones que se estaban llevando a cabo con respecto al √°tomo. Los alemanes lideran los proyectos sobre fisi√≥n nuclear, a pesar de la di√°spora de cient√≠ficos que se est√° produciendo en Alemania a causa de la persecuci√≥n nazi.

Los científicos emigrados a Estados Unidos presionan a Roosevelt para construir la bomba atómica ante el temor de que los nazis la pudieran desarrollar antes. Comienza aquí esta historia que culminará con la destrucción de Hiroshima y Nagasaki y la entrada del mundo en un nuevo tiempo: la era de la energía atómica.




Índice del artículo

¬ŅQu√© ocurri√≥ en Hiroshima y Nagasaki?

Para ponernos en contexto, Estados Unidos, en lucha con Japón en plena Segunda Guerra Mundial, lanzó un ataque nuclear en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki respectivamente. Las bombas arrasaron las dos ciudades japonesas y mataron al instante a miles de personas.

Fechas del bombardeo

La bomba en Hiroshima se lanz√≥ la ma√Īana del 6 de agosto de 1945. Dos d√≠as despu√©s, el 8 de agosto, otra bomba at√≥mica destruir√≠a la ciudad de Nagasaki.

Mapa de las dos ciudades

¬ŅD√≥nde se encuentran situadas Hiroshima y Nagasaki? Hiroshima se encuentra al oeste de Jap√≥n, y es la capital de la prefectura de Hiroshima, en la regi√≥n de ChŇęgoku. La ciudad se encuentra en una llanura, sobre el delta del r√≠o Ota. La ciudad de Nagasaki est√° ubicada en la costa sudoeste de KyŇęshŇę , y es la capital de la prefectura de Nagasaki.

Mapa de Hiroshima y Nagasaki en Japón

Antecedentes: la Segunda Guerra Mundial

Para entender el por qu√© de Hiroshima y Nagasaki, es obligado hablar sobre la Segunda Guerra Mundial. La guerra comenz√≥ con la invasi√≥n de Polonia por parte de Alemania en septiembre de 1939. Estados Unidos se hab√≠a mantenido al margen mientras los alemanes se apoderaban de Europa: Dinamarca, Noruega, B√©lgica, Holanda y Francia fueron sometidas por los nazis. Solo segu√≠a resistiendo Gran Breta√Īa con la ayuda material norteamericana.

La guerra dio un vuelco con el ataque de Japón a la base americana de Pearl Harbor, que obligó a los Estados Unidos a entrar en el conflicto en dos frentes a la vez: Europa y el Pacífico. Desde este momento, comienza una carreara armamentística por conseguir la bomba atómica, aunque por el momento los alemanes tienen las investigaciones más avanzadas.

La fuga de cerebros

Las leyes antisemitas provocaron una verdadera purga en la comunidad científica alemana. De 1933 a 1937 emigraron de Alemania muchos científicos, entre ellos 20 premios Nobel. De esto se beneficiaría enormemente para las generaciones futuras Estados Unidos, que recibiría a las mentes más brillantes de la época.

Entre los que decidieron ir al país norteamericano estaban Albert Einstein, Leo Szilard, Edward Teller, Hans Bethe, el italiano Enrico Fermi (Nobel de Física en 1938 que huyó del régimen fascista de Mussolini) y muchos otros.

Fotografía de Albert Einstein
Albert Einstein (1879-1955)

No les qued√≥ m√°s remedio que emigrar debido a las presiones que estaban siendo sometidos. Los nazis encumbraron a dos cient√≠ficos, Philip Leonard, Nobel en 1905, y a Johannes Stark, Nobel en 1919, para atacar sistem√°ticamente a los cient√≠ficos jud√≠os alemanes que se opon√≠an al nazismo. Estos ‚Äúvoceros‚ÄĚ del r√©gimen catalogaron la teor√≠a de la relatividad de ‚Äúfraude jud√≠o‚ÄĚ. La ‚Äúciencia aria‚ÄĚ deb√≠a sustituir a las teor√≠as jud√≠as que no eran sino un c√°ncer que hab√≠a que extirpar. Incluso Werner Heisenberg fue atacado por defender a su colega Einstein. 

En los a√Īos inmediatamente anteriores a la guerra mundial los estudios sobre el √°tomo estaban de plena actualidad. En Alemania un grupo de investigadores, encabezados por Otto Hahn Fritz Strassmann, llevan a cabo la primera fisi√≥n del n√ļcleo de uranio. ¬ŅEn qu√© consist√≠a este descubrimiento?

Un n√ļcleo de uranio era bombardeado con neutrones que provocaban su fisi√≥n o divisi√≥n. Por un lado se genera energ√≠a como consecuencia de la p√©rdida de masa; pero por otra parte se producen neutrones que a su vez van desencadenando m√°s fisiones. Esto √ļltimo libera una energ√≠a de forma incontrolada, conformando el principio fundamental para la fabricaci√≥n de una bomba at√≥mica.

El nacimiento de la bomba atómica

Los avances alemanes en este campo, como hemos explicado antes, eran muy notables. Esto alertó a muchos científicos que comenzaron a presionar al Gobierno norteamericano para que tomase cartas en al asunto.

Conscientes de la importancia y popularidad de Albert Einstein, sus colegas le pidieron que fuera la cabeza visible en sus demandas. Einstein envió una carta al presidente Roosevelt advirtiéndole de lo peligroso que resultaría que Estados Unidos se mantuviese al margen de las investigaciones sobre la fisión del átomo y que los nazis consiguieran construir la bomba atómica. Roosevelt se da cuenta de inmediato del riesgo y manda crear el Comité del Uranio.

¬ęDeber√≠a quemarme los dedos con los que escrib√≠ aquella primera carta a Roosevelt¬Ľ

Albert Einstein. Palabras que citó cuando observó la explosión en Hiroshima

En Alemania, a pesar de la fuga de cerebros, todavía quedaban en el país científicos de renombre que podrían haber dirigido una investigación nuclear tan eficaz como la que llevarían posteriormente los norteamericanos. Pero conseguir la bomba atómica no era una prioridad para Hitler, más preocupado por desarrollar otras armas. Además, el tiempo que se tarda en construir una bomba y el coste que supone, sumado a los bombardeos masivos aliados a las ciudades e industrias alemanas, terminaron por imposibilitar los planes atómicos nazis.

Para Estados Unidos se convirtió en una prioridad, sobre todo tras el ataque japonés a Pearl Harbor en 1941. El país estaba en guerra y Roosevelt autoriza el desarrollo del arma atómica.

El Proyecto Manhattan




Con Estados Unidos en la guerra las intenciones de pol√≠ticos y militares con respecto a la fabricaci√≥n de la bomba at√≥mica fueron en aumento. Desde un principio el proyecto era altamente secreto y solo un pu√Īado de personas, a parte de los cient√≠ficos involucrados, lo sab√≠an.

Emblema no oficial del proyecto Manhattan
Emblema no oficial del proyecto Manhattan (1946)

El 17 de junio de 1942, Vannevar Bush, presidente del Consejo Nacional de Investigación para la Defensa (NDRC), que era además responsable del Comité del Uranio, se reunió con el presidente norteamericano para proponerle que el Ejército formara parte del proyecto. Roosevelt acepta y se crea el Comité de Política Militar para la creación de toda la infraestructura necesaria para desarrollar la bomba.

El coronel Leslie M. Groves es elegido director del proyecto que a partir de ahora se denominar√≠a Manhattan Engineering District (MED). El nombre en clave ‚ÄúManhattan‚ÄĚ fue adoptado porque las oficinas del Jefe del Estado Mayor se encontraban en dicha ciudad.

‚ÄúEl Proyecto Manhattan no ten√≠a relaci√≥n con la vida industrial y social de nuestro pa√≠s, sino que era un estado independiente con‚Ķ sus miles de secretos. Ten√≠a una peculiar soberan√≠a, tal que podr√≠a provocar el fin, pac√≠fica o violentamente, de todas las otras soberan√≠as‚ÄĚ

Herbert S. Marks

¬ŅQu√© era en realidad el Proyecto Manhattan? Parti√≥ de una demanda cient√≠fica en su origen y se convirti√≥ en un programa que adquiri√≥ dimensiones descomunales. En 1939 el f√≠sico Niels Bohr declar√≥ que la construcci√≥n de una bomba at√≥mica ‚Äúno se puede hacer a menos que los Estados Unidos se convirtiera en una gigantesca f√°brica‚ÄĚ. Y eso se hizo, poniendo al coronel Groves a la cabeza de tal descomunal despliegue masivo a favor de la innovaci√≥n y la ingenier√≠a.

El general Leslie Groves

El general Leslie Groves poseía las habilidades necesarias para llevar a cabo tan delicado proyecto. Era un militar muy inteligente a la hora de comprender los problemas que se iban creando conforme avanzaba la construcción del arma atómica, y tenía decisión a la hora de asumir riesgos. Tuvo una gran capacidad para manejar las tensiones que se fueron creando entre científicos y militares, para reunir los recursos necesarios y mantener la seguridad del proyecto.

Leslie Groves
Leslie Groves (1896-1970)

La tarea que se le asignó era la de elaborar los planes para la organización, construcción, operación y seguridad del proyecto, y después de la aprobación, tomar las medidas necesarias para su puesta en marcha y funcionamiento. Los retos que asumía Groves, que son los del proyecto Manhattan, eran:

  • Seleccionar a los contratistas industriales para levantar las infraestructuras necesarias.
  • Que el programa no sufriera retrasos.
  • Mantener la seguridad durante su desarrollo.
  • Una buena comunicaci√≥n con los cient√≠ficos, esencial para el posterior √©xito.
  • Conseguir la producci√≥n a escala industrial de uranio y plutonio.

Para la construcción de la bomba se crea una gran infraestructura que se concentra principalmente en tres sitios:

  • Oak Ridge: estaba en el estado de Tennessee. En esta planta se llevaba a cabo el procesamiento de uranio.
  • Hanford: en el estado de Washington, donde se produc√≠a el plutonio.
  • Los √Ālamos: en Nuevo M√©xico. Aqu√≠ se desarrollaba la investigaci√≥n cient√≠fica, el dise√Īo, construcci√≥n y las pruebas de las bombas at√≥micas.

Los √Ālamos

Se construy√≥ literalmente una ciudad para albergar el proyecto. El nombre del lugar estaba clasificado y se refer√≠an a los √Ālamos como el ‚Äúsitio‚ÄĚ. Muchas de las personas que trabajaban en el proyecto comenzaron a vivir all√≠, desentendi√©ndose del resto del mundo. La ciudad fue creciendo con el paso del tiempo, form√°ndose familias completas.

Los √Ālamos
Los √Ālamos

Era necesario concentrar a los cient√≠ficos en un lugar y que viviesen all√≠ para salvaguardar la seguridad y el secreto de Estado. Por eso Los √Ālamos termin√≥ convirti√©ndose en una ciudad de 2000 habitantes que ten√≠a cines, escuelas, lavander√≠as y se organizaban actividades de ocio para las familias.

La √ļnica forma de comunicarse con el mundo exterior era a trav√©s de cartas que eran enviadas y recibidas desde la ciudad de Santa Fe, la m√°s cercana al ‚Äúsitio‚ÄĚ. Las postales, previamente ‚Äúanalizadas‚ÄĚ por los militares, las censuraban si encontraban elementos que lo justificasen.

La elecci√≥n se produjo en la zona de Alburquerque, en Nuevo M√©xico, un sitio ideal, alejado de los grandes n√ļcleos de poblaci√≥n, as√≠ el proyecto se podr√≠a llevar en secreto. Oppenheimer, el director cient√≠fico, ten√≠a un rancho en la zona y estuvo de acuerdo, junto a los militares, en elegir este lugar.

Los √Ālamos lleg√≥ a ser una de las zonas m√°s secretas y fuertemente vigiladas de los Estados Unidos. Los militares se encargaron de custodiar el ‚Äúsitio‚ÄĚ y vigilar en extremo la entrada, que se denominar√≠a The Gate, para controlar que solo el personal autorizado entrara en el lugar. El Ej√©rcito se preocup√≥ mucho de la seguridad ya que era una de las obsesiones de Groves.

Los √Ālamos. The Gate
Los √Ālamos. The Gate

Aqu√≠ se encargar√≠an de dise√Īar, fabricar y construir la bomba at√≥mica. El explosivo de la misma, el uranio enriquecido U-235 necesario, se har√≠a en la planta Oak Ridge, de la que hablamos a continuaci√≥n.

Oak Ridge

El Ejército obtiene en Tennessee 56 000 hectáreas de terreno, y para sus instalaciones Groves y Oppenheimer hacen traer a 250 empleados, reuniendo a destacados científicos como Fermi, Bethe y Teller.

Electroiman de Oak Ridge. Proyecto Manhattan
El enorme electroimán utilizado para separar el isótopo U-235 del U-238 en la planta Y-12 en Oak Ridge, Tennessee

Con el paso del tiempo Oak Ridge se convirtió en una ciudad secreta, albergando a más de 75 000 residentes en 1945, con una gran red de autobuses. Se erigen descomunales instalaciones industriales que producirían el material fisible que impulsaría la bomba. El objetivo era separar y producir uranio y plutonio para su uso en el arma atómica.

Se construyeron tres plantas de separación isotópica del uranio natural, codificadas como Y-12, X-10 y K-25. Esta separación se llevaría a cabo a través de dos métodos: la separación electromagnética y la difusión gaseosa.

De las tres, K-25 era la m√°s grande, con m√°s de 152 000 metros cuadrados, y en ella se separaba el U-235 del U-238. El uranio natural tiene un 99,3 % de uranio 238 y un 0,7 % de uranio 235. Lo que se pretend√≠a en esta planta era separar este √ļltimo que era el √ļnico fisible. La planta K-25 consum√≠a el 10 % de la energ√≠a que generaba todo el pa√≠s, un dato m√°s que significativo para hacernos comprender la dimensi√≥n del proyecto.

Las chicas del calutrón
¬ęLas chicas del calutr√≥n¬Ľ en la planta Y-12 en Oak Ridge, Tennessee.

Hanford

Para la producción del plutonio el Ejército decidió que las instalaciones se situarían en el condado de Benton, en el estado de Washington, adquiriendo una extensión de terreno de 1518 metros cuadrados.

Imagen de Hanford
Vista aérea de las instalaciones de Hanford

En Hanford se iba a generar el plutonio necesario para las armas nucleares, más concretamente el Pu-239 que fue el que se utilizó para la prueba Trinity (primera prueba nuclear) y para la bomba que se lanzaría en Nagasaky. En su laboratorio se obtuvo también la primera reacción nuclear controlada.

Se construyó el primer reactor nuclear del mundo, denominado reactor B, para la producción a escala del plutonio. Es por esto que se hacía necesario que Hanford estuviese situado al lado del río Columbia para abastecer de agua el enfriamiento de los ractores. En 1944 las instalaciones se habían convertido en una ciudad con más de 1000 edificios y una población de 50 000 personas. Operaba una flota de 900 autobuses, convirtiéndose en una de las localidades más importantes de Washington.

Hoy en d√≠a Hanford es una de las zonas con m√°s alta contaminaci√≥n nuclear de los Estados Unidos. Se est√° llevando a cabo un programa ambicioso de limpieza medioambiental cuyos trabajos a√ļn prosiguen.

Distrito Manhattan
Las diferentes ubicaciones de las instalaciones del Distrito Manhattan

El equipo de trabajo




El descomunal proceso industrial que significó la construcción de las primeras bombas atómicas supuso la implicación de más de 120 000 personas entre militares, científicos y personal civil que trabajaban inmersos en el mayor de los secretos.

Las mentes cient√≠ficas m√°s brillantes del mundo, muchas de ellas exiliadas del nazismo, se reunir√≠an para fabricar el arma que determinar√≠a el futuro de la humanidad. Los cient√≠ficos que mostramos a continuaci√≥n fueron los m√°s visibles en el proyecto Manhattan, pero no debemos olvidarnos otros nombres como James Frank, Arthur Compton, Felix Bloch, Harold Urey, Robert Millikan, Ernest Lawrence, Eugene Wigner, John Wheeler, Richard Feynman, Carl Anderson, John Cockcroft, Owen Charberlain, James Chadwick, Glenn Seaborg, Victor WeissKopf, Emilio Segr√©, Luis Walter √Ālvarez (estadounidense de origen espa√Īol), Edwin McMillan, Isaac Rabi, Rudolph Peierls, Walter Zinn y un largo etc√©tera que colaboraron en la construcci√≥n de la bomba at√≥mica.

J. Robert Oppenheimer (1904-1967)

Este físico teórico nacido en Nueva York, de origen judío, era profesor de Física en la Universidad de California antes de ocupar el cargo que le condicionaría el resto de su vida. Cuando se creó el Proyecto Manhattan, Oppenheimer se encargaría de la dirección científica, en constante comunicación con los militares dirigidos por Groves.

Fotografía de Robert Oppenheimer
Robert Oppenheimer

Fue el principal responsable del dise√Īo y construcci√≥n de la bomba at√≥mica de uranio en el centro de Los √Ālamos. En torno a su figura sigue habiendo muchas especulaciones y hechos no muy bien aclarados. Lo cierto es que el FBI lo estuvo siguiendo e investigando cuando trabajaba en el proyecto debido a sus tendencias izquierdistas, pero no se lleg√≥ a actuar contra √©l debido a la importancia vital de su trabajo sobre el desarrollo del arma at√≥mica.

El tristemente conocido como ‚Äúpadre de la bomba‚ÄĚ vivi√≥ el resto de su vida con un gran sentimiento de culpabilidad. Cuando finaliz√≥ la guerra se le design√≥ para ser director de la Comisi√≥n de Energ√≠a At√≥mica desde donde luch√≥ por una utilizaci√≥n pac√≠fica de esta nueva energ√≠a que hab√≠a demostrado ser tan destructiva. Se convirti√≥ en una de las cabezas visibles m√°s importantes que se opuso al desarrollo de la bomba de fusi√≥n de hidr√≥geno.

El 18 de febrero de 1967 muri√≥ a consecuencia de un c√°ncer de garganta a los 63 a√Īos.

Leo Szilard (1898-1964)

Nació en Budapest, Hungría, en el seno de una familia judía de clase media acomodada. En 1919 salió de su país para estudiar en la Universidad Técnica de Berlín, interesándose cada vez más por el estudio de la física. Es por eso que cambió la facultad de ingeniería por la de física y comenzó a asistir a las conferencias que impartían eminentes científicos, entre los que se encontraba Albert Einstein.

Leo Szilard
Leo Szilard

Cuando Hitler subió al poder, Szilard, que acababa de obtener la ciudadanía alemana, decidió marcharse rumbo a Inglaterra. Los historiadores y científicos hacen referencia de este físico como la primera persona a la que se le pasó por la cabeza la idea de una reacción nuclear en cadena, origen de la bomba atómica.

Junto a Enrico Fermi, contribuyeron de forma decisiva al Proyecto Manhattan. Los dos cient√≠ficos trabajaron juntos y construyeron el primer reactor neutr√≥nico, una pila de uranio y grafito con la cual se obtuvo la primera reacci√≥n nuclear en cadena, tal y como Szilard hab√≠a pensado a√Īos atr√°s.

Siempre fue contrario a la utilización de la bomba y tras lo ocurrido en Hiroshima y Nagasaki abandonó el proyecto entre los constantes encontronazos y desavenencias con los militares. En 1964 moría en California a consecuencia de un ataque al corazón.

Enrico Fermi (1901-1954)

Este f√≠sico nuclear italiano, nacido en Roma, ya se distingui√≥ por sus conocimientos cuando le concedieron una beca para estudiar en la prestigiosa Universidad de Pisa a la edad de 17 a√Īos. En 1924 se convirti√≥ en profesor de F√≠sica Matem√°tica en la Universidad de Florencia y con 28 a√Īos ya era el primer profesor de F√≠sica Te√≥rica de Italia.

Contrario al fascismo de Mussolini y sus políticas antisemitas, Fermi se encontraba cada vez más fuera de lugar en su propio país. Junto a su mujer, que era judía, decidieron marchar a Estados Unidos para quedarse definitivamente allí, donde logró trabajar en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Enrico Fermi
Enrico Fermi

Sus estudios sobre f√≠sica nuclear, con su teor√≠a de la radioactividad beta, y sus descubrimientos sobre nuevos elementos radiactivos producidos por procesos de irradiaci√≥n con neutrones, le valieron el Premio Nobel de F√≠sica en 1938. Hay que destacar su aportaci√≥n al dise√Īo y puesta en marcha del primer reactor nuclear experimental en la Universidad de Chicago en 1942.

Posteriormente se involucró en el Proyecto Manhattan convencido por Oppenheimer que estimaba su trabajo como esencial para desarrollar la bomba. Fermi fue uno más de los científicos que se opusieron al desarrollo de la bomba de hidrógeno, sobre todo tras las pruebas atómicas soviéticas que se realizaron en 1949.

Si los extraterrestres existen,

¬Ņd√≥nde est√°n?

Enrico Fermi

Esta famosa frase del científico italiano dio origen a la Paradoja de Fermi, la cual pone en evidencia la contradicción que existe entre las altas probabilidades estadísticas de que haya vida extraterrestre y la inexistencia de evidencias al respecto.

Murió el 28 de noviembre de 1954 en su casa de Chicago a causa de un cáncer de estómago.

Niels Bohr (1885-1962)

Nació en Copenhague en 1885 y se convertiría muy pronto en uno de los físicos más notables de la historia. Se erigió como el contrincante filosófico de Einstein y sus debates con él fueron muy famosos.

Niels Bohr y Albert Einstein
Niels Bohr (izquierda) y Albert Einstein (derecha)

Tras convertirse en una firme promesa en el campo de la física nuclear, en 1911 se trasladó a Inglaterra para ampliar sus conocimientos en el prestigioso Cavendish Laboratory de la Universidad de Cambridge.

En 1913 alcanz√≥ fama internacional al escribir una serie de ensayos sobre el modelo de estructura del √°tomo: introduc√≠a la teor√≠a de las √≥rbitas cuantificadas que consiste en que el n√ļmero de electrones en cada √≥rbita del √°tomo van aumentando desde el interior al exterior.

En 1920 fundó en su ciudad natal el Instituto Nórdico de Física Teórica (más tarde denominado Instituto Bohr) que, junto con las universidades alemanas, se convirtió en la vanguardia de los estudios sobre la física del átomo.

La nueva física cuántica nacida de Bohr no era compartida por Einstein y los debates entre los dos científicos reflejaban la diferencia de ideas. Dos monstruos de la ciencia del siglo XX que a pesar de sus discrepancias tenían una gran amistad. Sus debates eran de lo más entretenidos:

Cuando los nazis ocuparon Dinamarca, Bohr se exilió para que no lo detuvieran. Tras su particular periplo terminó en Estados Unidos donde participó en el proyecto atómico gracias a sus conocimientos sobre fisión nuclear.

Bohr también fue otro arrepentido de la bomba atómica. Tras terminar la guerra volvió a su país impactado por lo que había sucedido en Hiroshima y Nagasaki. Empleó su tiempo y energías en organizar conferencias internacionales para convencer a sus colegas científicos de la necesidad de usar la energía atómica pacíficamente.

Falleci√≥ en Copenhague en 1962 a los 77 a√Īos de edad.

Otto Robert Frisch (1904-1979)

Este f√≠sico jud√≠o naci√≥ en Austria en 1904. Pronto se interesar√≠a por la f√≠sica gradu√°ndose en la Universidad de Viena a los 22 a√Īos. Se traslad√≥ a Hamburgo a seguir con sus trabajos bajo la tutela del premio nobel de F√≠sica Otto Stern.

Otto Frisch
Otto Frisch

Cuando lo nazis subieron al poder, Robert Frisch estimó conveniente salir de Alemania y trasladarse a Londres donde prosiguió sus estudios con los físicos británicos. Junto con Rudolf Peierls fueron los pioneros de la iniciativa británica de construcción de armas nucleares en 1941, conocida como Tube Alloys.

En 1943 se trasladó a Estados Unidos para trabajar en el desarrollo del arma atómica como parte de la delegación inglesa que colaboró en el proyecto norteamericano.

Frisch obtuvo la nacionalidad británica y, tras la guerra, regresó a Londres para dar clases en Cambridge hasta su muerte en 1979.

Edward Teller (1908-2003)

Edward Teller
Edward Teller

A Eward Teller la historia, para bien o para mal, le debe mucho. En 1939, en compa√Ī√≠a de Leo Szilard y Eugene Wigner, se dirigieron a ver a Albert Einstein para convencerle de que deb√≠a enviar una carta a Roosevelt para que tomara conciencia de la necesidad que ten√≠a Estados Unidos de desarrollar la bomba at√≥mica. La carta fue el inicio del Proyecto Mahattan.

Teller naci√≥ en Hungr√≠a en 1908 en el seno de una familia jud√≠a acomodada. Se traslad√≥ a Alemania donde se licenci√≥ en F√≠sica y prosigui√≥ sus estudios en la Universidad de M√ļnich. Fue en esta etapa de su vida cuando Teller perdi√≥ el pie derecho a consecuencia de un accidente de circulaci√≥n que provoc√≥ un tranv√≠a.

Posteriormente se mudó a Copenhague y colaboró con Niels Bohr, especializándose en Mecánica Cuántica. Su condición de judío hizo peligrar su vida cuando el nazismo comenzó la persecución. Decidió marcharse a Estados Unidos y gracias a su prestigio colaboró en diferentes universidades.

Trabaj√≥ con Enrico Fermi durante una d√©cada, involucr√°ndose siempre con el desarrollo de armamento nuclear. En 1941 consigui√≥ la ciudadan√≠a norteamericana y fue otro de los cient√≠ficos eminentes que trabaj√≥ en Los √Ālamos, bajo la direcci√≥n de Oppenheimer.

Terminada la Segunda Guerra Mundial muchos cient√≠ficos se negaron a desarrollar la bomba de hidr√≥geno. Teller, sin embargo, continu√≥ con sus trabajos hasta que finalmente fue construida y probada en 1952. A partir de aqu√≠ se le conocer√≠a como ‚Äúel padre de la bomba H‚ÄĚ.

Siempre defendió a ultranza la posesión por parte de Occidente de las armas nucleares como elemento de disuasión contra el enemigo. Esta postura quizás estuviese influenciada por su ideología ultraconservadora y anticomunista.

Ejerci√≥ la docencia hasta su jubilaci√≥n. Muri√≥ de un infarto en California a los 95 a√Īos.  

Hans Bethe (1906-2005)

Este físico nació en 1906 en Estrasburgo cuando esta cuidad pertenecía al Imperio alemán. Como muchos otros científicos alemanes judíos, Bethe salió del país cuando Hitler tomó el poder.

En 1935 se estableci√≥ definitivamente en Estados Unidos y acept√≥ el cargo de director del Departamento de F√≠sica Te√≥rica que le ofreci√≥ Oppenheimer en Los √Ālamos.

Bethe tambi√©n reneg√≥ del uso militar de la energ√≠a at√≥mica y colabor√≥ como asesor del Gobierno norteamericano para el progresivo desmantelamiento del arsenal nuclear. Sus aportaciones en la comprensi√≥n f√≠sica del n√ļcleo at√≥mico y su descripci√≥n del proceso en cadena por el cual las estrellas producen energ√≠a le valieron el Premio Nobel de F√≠sica en 1967.

Hans Bethe
Hans Bethe recibiendo el Premio Nobel en 1967

¬ŅQu√© materiales se necesitan para desarrollar una bomba at√≥mica?




Intentaremos aclarar de la manera más sencilla posible (en nuestra limitante condición de no científicos) la complejidad de los procesos y los materiales necesarios para provocar una reacción nuclear. Pido perdón si hay inexactitudes y fallos en las explicaciones siguientes.

Fisión y fusión

La fusión y la fisión son dos tipos de reacciones en cadena que se producen gracias al U-235. Las bombas lanzadas en Japón provocaron una explosión como consecuencia de una reacción nuclear provocada a su vez por el rompimiento en fragmentos del átomo que libera una gran energía. En esto se basa la reacción por fisión nuclear.

La fusi√≥n nuclear la inicia una fisi√≥n, pero en este caso la energ√≠a se libera como consecuencia de la uni√≥n de los n√ļcleos de varios is√≥topos de hidr√≥geno para formar un n√ļcleo m√°s pesado de helio. Esta es la reacci√≥n que provoca una bomba de hidr√≥geno y cuyo poder destructivo es mucho mayor que las bombas at√≥micas de fisi√≥n. Los procesos de fusi√≥n se dan en el sol, aunque este fusiona m√°s de 600 millones de toneladas m√©tricas de hidr√≥geno por segundo.

Uranio

Existen dos maneras de fabricar bombas atómicas: con plutonio y con uranio enriquecido. Vamos a especificar la segunda forma.

Los √°tomos se componen de tres part√≠culas subat√≥micas: protones, neutrones y electrones. Los electrones se sit√ļan alrededor del n√ļcleo, orbit√°ndolo, mientras que los protones y neutrones forman la masa misma central del n√ļcleo del √°tomo. Las tres part√≠culas determinan la estabilidad del √°tomo.

Para generar la energ√≠a que se libera de la reacci√≥n en cadena es necesario romper el √°tomo, pero un √°tomo estable es muy dif√≠cil de quebrar. ¬ŅQu√© significa esto? Pues que la inmensa mayor√≠a de elementos y materiales que se encuentran en la naturaleza est√°n compuestos por √°tomos estables, tal y como lo hemos descrito antes, y por lo tanto no fisionables.

Hay una excepci√≥n: el material uranio. Este posee √°tomos muy grandes e inestables que pueden ser rotos con facilidad. El uranio es un metal pesado que contiene m√°s neutrones que protones en el n√ļcleo del √°tomo, lo que facilita una explosi√≥n.

El uranio contiene dos tipos de is√≥topos: el U-238, conforma el 99,3 %, y el U-235, que es solo el 0,7 %. ¬ŅQu√© diferencia hay entre los dos? El primero es abundante en neutrones y los refleja, todo lo contrario que hace el segundo, que los absorbe, de ah√≠ que el U-235 sea el √ļnico que pueda ser dividido y fisionable. El U-238 provoca el efecto contrario a la fisi√≥n y sirve para contrarrestar al U-235: en las bombas at√≥micas el U-238 se utiliza como sistema de seguridad para impedir una reacci√≥n en cadena.

Los sistemas que se utilizan para separar estos dos is√≥topos de uranio son b√°sicamente tres: la separaci√≥n electromagn√©tica, la difusi√≥n gaseosa y la difusi√≥n t√©rmica. Son procesos bastantes complejos que creo conveniente no detallar en este art√≠culo, pero es necesario que el lector sepa, a modo de referencia, que existen. Se√Īalar que solo es fisionable una m√≠nima parte del uranio, que a su vez debe ser enriquecido, por lo tanto el material desechado es la inmensa mayor√≠a. Se calcula que hacen falta 25 000 toneladas de uranio para extraer 50 toneladas refinadas, y de estas solo el 0,7 % es U-235.

Cuando un átomo U-235 se fisiona, libera dos o tres de sus neutrones que a su vez rompen otro átomo U-235, y así sucesivamente hasta provocar una reacción en cadena.

Reacción nuclear en cadena
Reacción nuclear en cadena

Se denomina masa cr√≠tica a la necesaria para realizar la reacci√≥n. Para que la bomba explosione se divide la masa en dos partes: una masa m√°s grande que es esf√©rica y c√≥ncava, y una masa peque√Īa que cabe en ese pedazo c√≥ncavo de la masa grande. La peque√Īa es impulsada violentamente contra la grande provocando la reacci√≥n en cadena. Para una bomba at√≥mica de uranio la masa cr√≠tica necesaria es en torno a 50 kilos.

Cuando se produce la fisión, el átomo libera, además de una gran energía, radiación gamma que es la más letal, teniendo consecuencias desastrosas para la salud del ser humano.

Plutonio

El plutonio, a diferencia del uranio, no se encuentra en la naturaleza, salvo excepciones, por lo que tiene que ser creado. Es el √ļnico material, junto al uranio, que puede utilizarse para ser fisionado. El proyecto Manhattan produjo industrialmente uranio y plutonio. Este √ļltimo gracias a los enormes reactores nucleares que se construyeron en las instalaciones de Hanford.

El plutonio es fisible en su is√≥topo P-239. Es obtenido en un reactor nuclear bombardeando con neutrones el U-235. Con el paso del tiempo la intensa radiactividad provoca que los √°tomos del U-235 se transformen en plutonio, que es m√°s dif√≠cil de fisionar que el uranio. Necesita una c√°mara de implosi√≥n m√°s compleja con explosivo convencional que act√ļe como detonante.

Mientras que la masa crítica que se necesita para la fisión del uranio es aproximadamente de 50 kilos, la del plutonio es 10 o 16 kilos.

¬ŅC√≥mo funciona una bomba at√≥mica?




E = mc2

El principio básico de toda bomba atómica es generar una reacción nuclear en cadena que libere una cantidad enorme de energía, calor y radiación. Einstein ya predijo lo que sucedería con su famosa ecuación en la que indicaba que, al convertirse en energía, una masa libera un poder igual a su propia masa por velocidad de la luz al cuadrado

Ahora bien, hemos especificado antes que se construyeron dos tipos de armas nucleares: las bombas de uranio y las de plutonio. Vamos a ver el funcionamiento de cada una.

Bomba de uranio

Debemos recordar que la bomba at√≥mica no provoca una detonaci√≥n ni una deflagraci√≥n, es una reacci√≥n nuclear en cadena en la que enormes cantidades de energ√≠a son liberadas por peque√Īas cantidades de materia.

Las bombas que se lanzaron sobre Jap√≥n dispon√≠an de un alt√≠metro para que estallase antes del contacto con el suelo, en el aire, a unos cientos de metros; un detonador de presi√≥n atmosf√©rica que activar√≠a el explosivo; y la cabeza detonante.

Se utilizan explosivos convencionales para disparar la masa peque√Īa de uranio enriquecido a una velocidad enorme hacia la masa sub-cr√≠tica de U-235, como si de una bala se tratase. Este m√©todo se le denomina ‚Äútipo pistola‚ÄĚ. Cuando las dos masas colisionan se produce la reacci√≥n en cadena.

Bomba de plutonio

La reacci√≥n nuclear de una bomba de plutonio es m√°s compleja que la del uranio. La c√°mara fisionable es una esfera cuyo n√ļcleo est√° el plutonio. Es necesario que el n√ļcleo sea comprimido. Para llevarlo a cabo se rellena la esfera con explosivos convencionales que deben detonar a la vez. Las explosiones comprimen el n√ļcleo de plutonio hasta conseguir la fisi√≥n y la consiguiente reacci√≥n nuclear.

Se dise√Īaron dos bombas at√≥micas de plutonio: la que se prob√≥ en Nuevo M√©xico y la Fat Man, llamada as√≠ por su forma redondeada, que se lanzar√≠a en Nagasaki.

La prueba nuclear Trinity




La ma√Īana del 16 de julio de 1945, cient√≠ficos y militares aguardaban nerviosos la explosi√≥n de la primera bomba at√≥mica del mundo en el desierto de Nuevo M√©xico.

En el d√≠a en que se esperaba la prueba decisiva, Estados Unidos hab√≠a sido capaz de crear tres bombas at√≥micas. La bomba de uranio se complet√≥ en febrero de 1945 y le pusieron el nombre de Little Boy (ni√Īo peque√Īo) por su reducido tama√Īo: med√≠a 1,8 metros y pesaba menos de 450 kilos.

Lo curioso de esta bomba es que los dise√Īadores no pudieron hacer una prueba de ella antes de ser lanzada a Jap√≥n debido a la escasez de U-235. A pesar de las grandes estructuras millonarias que se hab√≠an levantado para crear este is√≥topo de uranio, Estados Unidos no hab√≠a sido capaz de producir lo suficiente para construir dos bombas de uranio. Groves y los militares decidieron que se lanzar√≠a sin prueba previa, a pesar de las quejas de Oppenheimer y los cient√≠ficos.

Sin embargo s√≠ se hab√≠a producido suficiente plutonio para hacer dos bombas de las de este tipo: la que se utilizar√≠a en Nuevo Mexico, y la Fat Man, que se lanzar√≠a en Nagasaki. Las bombas de plutonio estaban listas para marzo de 1945 y se program√≥ una prueba para el mes de julio. Oppenheimer le dio a la prueba el nombre en clave de Trinity, en referencia a un poema del escritor ingl√©s del siglo XVII John Donne.

La bomba se colocó en lo alto de una torre de 30 metros de altura. Los científicos se situaron a 35 kilómetros de distancia, pero temían que no estallara después de que saliera mal una prueba en vacío realizada días antes.

Torre prueba nuclear Trinity
La torre donde se colocó la bomba para la prueba.
Tras la detonación la torre desapareció completamente

El nerviosismo estaba muy presente minutos antes. Eran muchos los recursos que Estados Unidos había dedicado a financiar el proyecto, y ahora era cuando se iba a ver si habría valido la pena. Groves se situó expectante para observar lo que iba a ocurrir. Sus denodados esfuerzos organizativos para adquirir los terrenos, levantar las infraestructuras, conseguir la financiación del Gobierno y lidiar con los científicos esperaban ahora una respuesta.

Entre los científicos se especulaba los efectos que podría tener en caso de explosión: algunos argumentaban que las ondas de radiación quemarían la atmósfera; el físico Teller se cubrió la piel con crema solar temiendo los efectos de la radiación.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno‚Ķ y a la hora programada de las 5:30 de la ma√Īana del 16 de julio de 1945, la bomba estall√≥ y el mundo entr√≥ en la era at√≥mica.

Imagen prueba nuclear Trinity
Imagen de la explosión provocada en la prueba nuclear Trinity

La explosión se visualizó en un intenso destello al que le siguió una repentina ola de calor y una colosal onda expansiva. La bola de fuego ocupó una extensión de 12 kilómetros. El poder que liberó fue similar al de 20 000 toneladas de explosivo convencional. La explosión vaporizó por completo la torre de acero donde se había situado la bomba y calentó la arena del desierto hasta convertirla en cristal en un radio de 800 metros.

Groves, satisfecho por lo que había visto, viajó inmediatamente a Washington para informar de los resultados al Gobierno e iniciar los preparativos para utilizar la siguiente bomba en Japón.

El ataque nuclear a Japón: Hiroshima




El d√≠a de antes de hacerse p√ļblica la declaraci√≥n aliada de Potsdam, Truman dio luz verde a la utilizaci√≥n de la bomba. El coronel Paul Tibbets, comandante de la fuerza a√©rea de ataque at√≥mico, recib√≠a en la isla de Tini√°n la orden de prepararse.

El equipo encargado de llevar la bomba fueron reunidos e informados de su misión: lanzar Little Boy en Hisroshima, pero si este primer objetivo no fuera posible, las alternativas serían Kokura y Nagasaki, por este orden.

El Enola Gay

Enola Gay
Imagen del equipo que pilot√≥ el Enola Gay. En el centro se sit√ļa el coronel Tibbets

El 6 de agosto de 1945, seis bombarderos B-29 constituirían la fuerza de ataque a Hiroshima con el Enola Gay a la cabeza, el cual llevaría la bomba. El coronel Tibbets bautizó así al avión con el nombre de su madre. Los demás bombarderos se encargarían de comprobar la meteorología, medir el impacto de la detonación y fotografiar y grabar el acontecimiento.

Bomba atómica Little Boy
Modelo de bomba atómica Little Boy que se lanzó en Hiroshima

Rumbo a Hiroshima, el capitán William Parsons armó la bomba y seis horas después los aviones llegaron a las costas niponas. Las condiciones climatológicas eran perfectas y el cielo de Hiroshima estaba completamente despejado.

El equipo de los bombarderos llevaban meses preparándose para este momento y se conocían la ciudad a la perfección. No sabían el efecto que tendría: algunos pensaban que no sería para tanto; otros temían que destruyese los aviones. Pero todos coincidían en el nerviosismo que provocaba la incertidumbre del momento.

El punto elegido para dejarala caer era un puente muy concurrido en el centro de la ciudad. La bomba en su descenso detonar√≠a a 500 metros, seg√ļn lo estipulado.

La destrucción de Hiroshima

A las 8:15 de la ma√Īana del 6 de agosto de 1945, el coronel Tibbets dio la orden que cambiar√≠a el mundo. La Little Boy se solt√≥ y los aviones tuvieron que girar bruscamente para salir de la zona de impacto lo m√°s r√°pidamente posible.

A 600 metros de altura aproximadamente la bomba deton√≥. Un brillo de luz muy intenso y una explosi√≥n enorme destruyeron Hiroshima. Instant√°neamente murieron 80 000 personas, y a lo largo del a√Īo llegar√≠an a los 130 000 muertos. Los a√Īos siguientes continuar√≠an las muertes a causa de la radiaci√≥n.

La explosión pudo ser equivalente a más de 13 000 toneladas de TNT, creando una bola de fuego que se expandió hasta los 270 metros. Arrasó totalmente un radio de casi dos kilómetros cuadrados y la destrucción se extendió a los 11 kilómetros cuadrados.

Media hora después del impacto comenzó a caer la mortífera lluvia, agua negra que caía del cielo portadora de las partículas radiactivas.

El ataque a Nagasaki




En la base aérea de Tinián, una isla situada en el centro del Pacífico, un bombardero B-29 arrancaba sus motores para iniciar un viaje altamente secreto. El piloto Charles Sweeney, que lideraba la misión, y su equipo, se montaron en el Bookscar, en cuya bodega estaba la bomba nuclear de plutonio Fat Man.

Bomba atómica Fat Man
Bomba atómica Fat Man

La misión era trasladarse a Yakushima donde se agruparían con otros dos B-29, el Great Artiste y el Big Stink. El convoy de los tres bombarderos se trasladaría posteriormente a la ciudad japonesa de Kokura y allí soltarían la bomba. Habían detallado al equipo que si el bombardeo en esa ciudad fallaba el objetivo secundario sería Nagasaki.

Sweeney ordenó el despegue a las 2:49 de la madrugada del 8 de agosto de 1945 y se dirigieron hacia el punto de encuentro con los restantes aviones. Las instrucciones que habían recibido eran muy claras: solo se lanzaría la bomba si la climatología lo permitía. Si el mal tiempo o la concentración de nubes impedían visualizar el objetivo, se abortaría la misión.

Cuando el Bockscar llegó a Yukushima enseguida visualizó al Great Artiste que lo estaba esperando, pero no al Big Stink. Sweeney decidió que esperarían hasta que apareciese. Mientras los bombarderos volaban en círculos esperando al tercer actor, recibieron de los aviones de reconocimiento la noticia por radio de que la zona de lanzamiento estaba despejada y con pocas nubes. Sin embargo, llevaban 40 minutos esperando al avión que faltaba y seguía sin aparecer.

Sweeney temía que si se quedaban más tiempo consumirían el preciado combustible necesario para volar a Kokura; además, el bombardero que no aparecía llevaba un equipo de grabación que podía ser totalmente prescindible para llevar a cabo la misión. Estos motivos llevaron a Sweeney a marcharse sin esperar al Big Stink.

Sobre las 9:20 de la ma√Īana los dos bombarderos se est√°n acercando a la ciudad japonesa, pero conforme avanzan observan que el tiempo est√° empeorando. Treinta minutos despu√©s la ciudad est√° a tiro pero no hay visibilidad. Lo intentan tres veces m√°s pero la densidad de nubes impide fijar el objetivo.

Sweeney toma una decisión rápida y ordena abandonar Kokura y trasladarse a Nagasaki. No obstante, la misión se les está complicando: el combustible está escaseando. Sus cálculos estipulaban que tenían el combustible justo para bombardear Nagasaki y volver a la base, pero para ello tenía que soltar la bomba y aligerar el peso del avión.

El bombardeo nuclear a Nagasaki

A las 10:56 llegan a Nagasaki con el cielo despejado. La ciudad, pensando que serían otra vez aviones meteorológicos, no activa la alarma por bombardeos.

El objetivo est√° visible y Sweeney da luz verde. La bomba Fat Man se lanza exactamente a las 11:02 desde 8800 metros de altura. Inmediatamente el Bockscar y el Great Artiste viran su rumbo para evitar la onda expansiva. La tripulaci√≥n pensaba que la bomba no llegar√≠a a funcionar o ser√≠a algo decepcionante. Lo que vieron les acompa√Īar√≠a para el resto de sus vidas.

Un enorme destello le precedi√≥ una inmensa detonaci√≥n equivalente a 22 000 toneladas de TNT que gener√≥ 4000 ¬ļC de temperatura. El equipo que miraba fijamente desde los aviones contemplaba una nube con forma de hongo que cada vez se extend√≠a m√°s por el cielo.

La reacción nuclear había matado instantáneamente a 40 000 seres humanos y reducido en cuestión de segundos 7 kilómetros cuadrados de la ciudad a escombros. El ataque a Nagasaki ha sido un trágico éxito.

70 000 personas resultaron heridas y durante los meses y a√Īos siguientes miles de japoneses siguieron muriendo a consecuencia de la exposici√≥n a la radiaci√≥n.

Consecuencias que tuvieron las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki




A partir de marzo de 1945, los estadounidenses tenían bases aéreas lo suficientemente cerca para bombardear Japón. Todas las ciudades importantes niponas fueron atacadas desde el aire sin piedad con el resultado de miles de muertos, con una excepción: Hiroshima.

¬ŅPor qu√© estaba intacta Hiroshima a pesar de ser una ciudad industrial y militar de cierta relevancia? Tuvo el macabro honor de ser elegida para lanzar la primera bomba at√≥mica de la historia. El ej√©rcito estadounidense quiso preservarla para posteriormente investigar los efectos y la capacidad destructiva que tendr√≠a la energ√≠a at√≥mica.

¬ŅPor qu√© Hiroshima y Nagasaki?

El mando militar norteamericano había elegido estas dos ciudades japonesas tan pobladas para comprobar los efectos que tendría la energía nuclear. Estados Unidos había bombardeado una y otra vez todas las ciudades importantes de Japón, exceptuando Hiroshima y Nagasaki, que habían quedado intactas. Lo cierto es que nadie sabía qué ocurrirían cuando se lanzasen, por eso el ejército creó un grupo que se encargaría de estudiar las consecuencias del ataque nuclear.

En un primer momento se pensó en atacar Tokio, pero se desechó la idea. Se eligió Hiroshima como un aviso a los japoneses de lo que les esperaría si no se rendían. Un poco más complicado de entender fue el ataque a Nagasaki, solo dos días después, sin dar tiempo a que los japoneses dieran una respuesta. Como hemos dicho anteriormente, Nagasaki no era el objetivo prioritario, pero debido a la adversa climatología en la ciudad de Kokura, los bombarderos se dirigieron a Nagasaki.

La explosión

‚ÄúLa escena era espeluznante. No se o√≠an nada m√°s que quejidos pidiendo agua, y llamaban a gritos a sus madres. Era un verdadero infierno. Resulta imposible de imaginar a menos que se haya estado all√≠. Los cad√°veres y los cuerpos de los vivos estaban unos al lado de los otros. Verdaderamente me resulta imposible de describir. No pod√≠amos diferenciar entre los vivos y los muertos‚ÄĚ

Teruko Ueno
Enfermera de Hiroshima

Para resumir los efectos que tuvo la energía nuclear nos centraremos en la ciudad de Hiroshima y en la devastación que provocó.

Cuando la Little Boy sale del B-29 cae en picado y produce la reacción en cadena a unos 500 metros de altitud, tal y como hemos apuntado anteriormente. Tras la explosión suceden tres episodios:

  • Durante la reacci√≥n, una explosi√≥n de energ√≠a se libera en muy poco volumen de aire, lo que ocasiona una bola de fuego abrasador, m√°s caliente que la superficie del sol.
  • Los neutrones y rayos gamma procedentes de la escisi√≥n del uranio salen disparados hacia fuera, esparciendo la mort√≠fera radiaci√≥n.
  • Cuando la bola de fuego deja de expandirse la onda expansiva sigue avanzando a m√°s de 1000 kil√≥metros por hora.

La energía nuclear es letal para un ser humano si se expone a ella. Las personas que estuvieron lo suficientemente cerca de la explosión quedaron vaporizados en menos de un segundo, y otras completamente carbonizadas.

El ejército estadounidense encargado de estudiar las consecuencias de la bomba sobre la población de Hiroshima, trazó un mapa de la destrucción:

En un radio de 250 metros desde el epicentro: no sobrevivi√≥ nadie. Algunas personas que son vaporizadas quedan grabadas sus sombras en el pavimento, lo que se denomin√≥ ‚Äúsombras nucleares‚ÄĚ. Estas sombras que provocan seres vivos y objetos se pueden ver por toda Hiroshima. Todos los edificios y construcciones desaparecieron.

Maqueta de la ciudad de Hiroshima
Maqueta de Hiroshima que recrea la ciudad tras la destrucción de la bomba. Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

En un radio de 700 metros desde el epicentro: más de la mitad de las personas que se encontraban en esta zona murieron carbonizadas o a consecuencia de quemaduras graves. Los que sobrevivieron morirían a los pocos días. Todos los objetos expuestos al calor del fogonazo en esta área ardieron, incluyendo las ropas de las personas. La temperatura de más de 1800 grados fundieron las tejas y las paredes de papel de las casas japonesas.

En un radio de 1,5 kilómetros desde el epicentro: la onda expansiva es capaz de arrasar todo tipo de construcciones, haciéndolas saltar en pedazos. Las personas en esta zona sufren quemaduras de diverso tipo y muchas mueren a causa del derrumbamiento de los edificios o del impacto de la onda expansiva.

Tras la destrucci√≥n de los primeros momentos, millares de personas necesitan asistencia m√©dica urgente, pero no tienen d√≥nde ir. De los 45 hospitales en Hiroshima quedan en pie solo tres. La ciudad est√° arrasada y los servicios m√©dicos destruidos. Esto causa a√ļn m√°s muertes y agrava a los heridos.

Imagen de Hiroshima tras la bomba atómica
Imagen de Hiroshima que muestra la destrucción que provocó la Little Boy

La radiación

‚ÄúEntonces empezaron a caer sobre nosotros grandes gotas de lluvia. Naturalmente nosotros no sab√≠amos que aquella lluvia estaba contaminada y era radioactiva. La lluvia era de color negro y todos est√°bamos empapados. Yo ten√≠a la pierna empapada de lluvia negra, fue en ese momento cuando me di cuenta de que del tobillo para abajo me hab√≠a desaparecido el pie‚ÄĚ

Suzuko Numato
Superviviente de Hiroshima

Las personas que sobrevivieron a los primeros momentos de la explosi√≥n de repente se ven aquejadas de una enfermedad misteriosa. Miles de ellos comienzan a sufrir diversos s√≠ntomas como malestar general, inflamaci√≥n grave, sangrado nasal, v√≥mitos, fiebres, diarreas, √ļlceras y p√©rdida del cabello en los d√≠as y semanas posteriores.

En aquella época todavía no estaba muy claro qué consecuencias tendría la radiación en el ser humano. El mundo y, por supuesto, las gentes de Hiroshima y Nagasaki, ignoraban completamente qué era la radiación y sus consecuencias.

El ej√©rcito de Estados Unidos era el √ļnico que pose√≠a la informaci√≥n sobre lo que significaba el envenenamiento por radiaci√≥n, aunque todav√≠a no eran muy conscientes de todas las consecuencias.

Nube atómica sobre Nagasaki
Nube atómica sobre Nagasaki desde Koyagi-jima por Hiromichi Matsuda. Wikipedia

En Hiroshima, cuando estalló la Little Boy, la energía electromagnética en forma de rayos gamma, neutrones y rayos X se dispersa en todas direcciones a una distancia de kilómetros, dependiendo de la intensidad de la reacción nuclear.

Estas part√≠culas invisibles viajan a enormes velocidades bombardeando todos los cuerpos humanos que se exponen ante ella, da√Īando sus c√©lulas. Estas part√≠culas son letales en un radio de 700 metros de la explosi√≥n, a consecuencia de su alta concentraci√≥n.

El da√Īo que provocan es extremo: las c√©lulas del cuerpo dejan de dividirse y el sistema inmunol√≥gico falla. Los √≥rganos internos se paran y el cuerpo colapsa. La muerte por radiaci√≥n es lenta y dolorosa. En la siguiente escena de la serie Chern√≥bil el cient√≠fico Leg√°sov explica muy bien lo que provoca la exposici√≥n a la radiaci√≥n a un cuerpo humano:

Es complicado de contabilizar las numerosas muertes por cáncer y tumores que se producirían en las generaciones posteriores debido a las mutaciones genéticas, pero tuvieron que contarse por decenas de miles.

¬ŅCu√°ntos muertos hubo?

Serían entre 80 000 y 160 000 los que perdieron la vida en la ciudad de Hiroshima. En Nagasaki se estima que pudieron morir entre 40 000 y 80 000 personas. Las cifras en su conjunto son escalofriantes, pero siguen siendo un tema a debate. A los que murieron instantáneamente tras el lanzamiento de las bombas, se les tiene que sumar las víctimas de la exposición a la radiación que se producirían en los siguientes días y meses, sin contar las secuelas que quedaron durante generaciones, así como todos lo abortos y no nacidos. Las secuelas fueron hondas, y la humanidad descubrió en ese momento el poder horroroso de la radiación.

Los supervivientes de la bombas nucleares

En Jap√≥n a los sobrevivientes del ataque nuclear se les llama hibakusha, que traducido al espa√Īol significa ‚Äúpersona bombardeada‚ÄĚ. Los supervivientes fueron estigmatizados y rechazados por el resto de la sociedad japonesa durante muchos a√Īos. Adem√°s de esto, tuvieron que luchar contra las consecuencias que les provoc√≥ la radiaci√≥n, como c√°nceres y tumores.

Con el paso de los a√Īos los hibakusha comenzaron a congregarse en asociaciones de v√≠ctimas para pedir ayuda econ√≥mica al Gobierno para tratar sus enfermedades. Sus reclamaciones fueron al fin escuchadas y en 2008 el Gobierno los reconoci√≥. Hoy en d√≠a han conseguido tambi√©n el reconocimiento de la sociedad nipona, que los trata como a h√©roes. Aunque cada vez van quedando menos supervivientes que nos cuenten su historia.

Vídeo sobre Hiroshima Y Nagasaki: imágenes reales de la explosión de las bombas nucleares

¬ŅPor qu√© se lanzaron las bombas at√≥micas?




La justificación del uso de las armas atómicas contra Japón es sin duda un tema muy complicado con infinidad de opiniones y posturas. No obstante, algunos historiadores han comenzado a ofrecer nuevas visiones y perspectivas de lo sucedido y las conclusiones a las que han llegado son cuanto menos sorprendentes. Vamos a intentar ofrecer una síntesis de las razones que llevaron a Estados Unidos a utilizar la bomba atómica.

La postura oficial del Gobierno estadounidense, y la que nos ha legado la historiografía, nos argumenta el uso atómico para salvar vidas americanas y japonesas.

Lo cierto es que la guerra en el Pac√≠fico le estaba constando a Estados Unidos 100 000 vidas humanas, una cifra importante, pero que si la comparamos con Jap√≥n empeque√Īece: 2 000 000 de nipones, entre soldados y civiles, hab√≠an perdido la vida. A finales de 1944, el ej√©rcito norteamericano se hab√≠a apoderado de las islas Marianas y sus bombarderos ya estaban a tiro de Jap√≥n. Esto supuso una oleada de bombardeos masivos que destruyeron m√°s de 60 ciudades enemigas.

Pero esta ola de destrucción dirigida a debilitar la determinación del enemigo no estaba funcionando. Los japoneses no se rendían, sino todo lo contrario, sus planes pasaban por convertir a todos los civiles en soldados y seguir con la resistencia.

Y aqu√≠ es donde nace la justificaci√≥n: sin las bombas at√≥micas Estados Unidos se ver√≠a obligado a invadir Jap√≥n y las bajas entre sus soldados ser√≠a un n√ļmero inaguantable, sin contar los muertos civiles y militares japoneses. La defensa a ultranza nipona que los soldados norteamericanos hab√≠a sufrido en Iwo Jima y Okinawa y en todas las islas que hab√≠an sido tomadas, avalaban esta tesis. Si los japoneses hab√≠an defendido con esa determinaci√≥n tan radical esas islas perdidas en el oc√©ano Pac√≠fico, qu√© no har√≠an si se trataba del suelo patrio.

Por eso los norteamericanos destruyeron Hiroshima y Nagasaki, terminando con la guerra y salvando miles de vidas. Pero, ¬Ņy si hubo algo m√°s?

La Unión Soviética declara la guerra a Japón

Había otra opción sobre la mesa: invadir Japón en dos frentes. Si Estados Unidos y la URSS atacaban conjuntamente, las bajas en los aliados se minimizarían y los japoneses serían derrotados más rápidamente. No serían ya capaces de aguantar a dos ejércitos. El Gobierno americano había estado presionando a los soviéticos para que cumplieran con su obligación y atacasen Japón. En el fondo eran aliados, y juntos habían derrotado a Alemania.

En la Conferencia de Potsdam de julio de 1945 se empez√≥ a vislumbrar, sutilmente, los comienzos de la Guerra Fr√≠a. Truman ya no ve√≠a con buenos ojos que los sovi√©ticos declarasen la guerra a Jap√≥n, y la raz√≥n estaba en la Europa del Este. Cuando Termin√≥ la Segunda Guerra Mundial, los rusos hab√≠an ocupado numerosos pa√≠ses como Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Hungr√≠a, Ruman√≠a, Bulgaria y Alemania oriental. Y parece ser que hab√≠an llegado a esos pa√≠ses para quedarse. El poder sovi√©tico estaba creciendo, y Truman pensaba que la invasi√≥n rusa a Jap√≥n no har√≠a m√°s que expandir a√ļn m√°s su influencia.

Durante las reuniones de los líderes vencedores en Potsdam, Stalin reveló que tenía la intención de atacar Japón el 15 de agosto. Truman tenía un dilema: si la URSS invadía parte del país nipón su presencia en Asia se haría patente; pero era necesaria la intervención rusa para evitar más muertes norteamericanas.

Conferencia de Potsdam
Conferencia de Potsdam. De izquierda a derecha y sentados: el Primer Ministro británico Clement Attlee, el Presidente de Estados Unidos Harry S. Truman y el Primer Ministro soviético Josef Stalin.

Es aquí cuando surgió la opción nuclear. Groves comunicó el 21 de junio al presidente estadounidense los resultados de la prueba atómica. Tenían dos bombas para lanzar y estaban preparadas.

Truman sopesó las opciones y llegó a la conclusión que, para evitar que la URSS terminase invadiendo Japón, debían lanzar la bomba atómica antes del 15 de agosto, cuando estaba programado el ataque ruso, para forzar la rendición japonesa. Eso aseguraría que Japón se quedaría bajo influencia norteamericana

El emperador Hirohito

El 6 de agosto de 1945 la bomba Little Boy destruye Hiroshima mientras el ejército rojo está movilizando sus tropas en la frontera con Manchuria. El Alto Mando japonés recibe la noticia, pero prosigue la determinación por seguir luchando. No obstante hay división de opiniones entre el bando partidario de la paz y el bando que quería resistir a toda costa. Entre las divergencias de ambos hay una cuestión que no es debatible: la figura del Emperador. De hecho la negativa a rendirse a Estados Unidos se basaba en las duras condiciones que querían imponerles, entre las que estaba acabar con figura de Hirohito.

Para un occidental es dif√≠cil de comprender la obediencia y fe ciega que causaba el Emperador entre sus militares y su pueblo. Es por ello que incluso el bando partidario de la paz no estaba muy convencido de terminar con las hostilidades si la figura del dirigente supremo japon√©s estaba en cuesti√≥n en las negociaciones. Es una de las razones por las cuales Jap√≥n segu√≠a sin capitular, pues a la c√ļpula militar no le importaba para nada los miles de civiles que hab√≠an muerto y que iban a morir.

Stalin, que ha sido informado de la bomba de Hiroshima, está cada vez más nervioso. Quiere invadir Japón antes de que se rindiese a los americanos. Es por eso que el 9 de agosto ordena a su ejército cruzar la frontera con Manchuria, a pesar de que no había terminado de concentrar a todas sus tropas.

La destrucci√≥n de Nagasaki fue recibida en la c√ļpula militar japonesa con la misma indiferencia con la que recibi√≥ la noticia de Hiroshima. En una nueva reuni√≥n del Alto Mando nip√≥n surge un nuevo elemento que los pone en alerta: la invasi√≥n sovi√©tica.

Los rusos avanzan por Manchuria sin mucha oposici√≥n. Mientras tanto los militares japoneses siguen debatiendo qu√© hacer. La intenci√≥n es conservar a toda costa al Emperador, es el √ļnico motivo y el principal objetivo.

El emperador Hirohito y el general estadounidense MacArthur

La c√ļpula militar se sab√≠a derrotada, Pero tem√≠an que los rusos llegaran antes que los americanos e impusiesen sus condiciones de paz que sin duda ser√≠an m√°s duras. El comunismo era incompatible con el sistema imperial, y esto preocupaba mucho.

Los partidarios de la paz argumentaban que, de los dos enemigos que les estaban invadiendo, los Estados Unidos podrían estar más dispuestos a permitir conservar la figura del Emperador. Si tenían que rendirse a uno de los dos, era preferible capitular ante el ejército norteamericano.

Alguno de los militares japoneses acudieron al Emperador para convencerle de la rendici√≥n a Estados Unidos. Hirohito era muy consciente de que su trono estaba en juego, y era el √ļnico que pod√≠a imponer al ej√©rcito la rendici√≥n. El 14 de agosto se re√ļne el Alto Mando, pero esta vez en presencia del Emperador, y se decide la rendici√≥n incondicional que es trasmitida al pueblo por radio

Las verdaderas razones

Parad√≥jicamente no fueron las bombas at√≥micas lo que termin√≥ por decidir a los japoneses a rendirse, si no la amenaza sovi√©tica y los deseos de preservar al Emperador. Digamos que, de alguna manera, la primera batalla de la Guerra Fr√≠a se libr√≥ en Jap√≥n. A la c√ļpula militar japonesa nunca le importaron las v√≠ctimas de su propio pueblo, de hecho estaban convencidos de que deb√≠an sacrificarse por el pa√≠s. El verdadero motivo que los condujo a la rendici√≥n fue el intento de salvar a Hirohito, asunto este que lograron tras la guerra ya que los norteamericanos terminaron acept√°ndolo.

Por otro lado las bombas que se lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki con la intención de rendir a Japón no se pueden justificar solo con el argumento de salvar vidas americanas. Detrás estaban las intenciones de Truman de frenar los deseos expansionistas soviéticos para no dejar Asia en manos de Stalin. Y había que hacerlo rápido, antes de que los soldados rusos pisaran suelo japonés.

A pesar de estas respuestas que arrojan un poco de m√°s luz a las constantes inc√≥gnitas, todav√≠a quedan muchas dudas: ¬Ņhubiesen lanzado las bombas los norteamericanos sin la existencia de la amenaza sovi√©tica? ¬ŅSe habr√≠an rendido los japoneses? La historia es caprichosa pero es muy probable que los acontecimientos terminaran desarroll√°ndose de la misma forma, pero esto es entrar en el terreno de la ficci√≥n y no hace falta recurrir a la imaginaci√≥n: la Historia por s√≠ sola ya es muy apasionante.

Hiroshima y Nagasaki en la actualidad

Las dos ciudades japonesas se reconstruyeron en su totalidad y en la actualidad en Hiroshima viven aproximadamente 1 174 000 000 personas; en Nagasaki 450 000. ¬ŅC√≥mo es posible que tras el estallido de las bombas no haya quedado radiaci√≥n? ¬ŅComo pueden ser habitables?

Ciudad japonesa de Hiroshima en la actualidad
La ciudad de Hiroshima en la actualidad. Licencia

¬ŅPor qu√© Hiroshima y Nagasaki son habitables y Chern√≥bil no?

La bomba Little Boy, tirada en Hiroshima, transportaba unos 63 kilos de uranio enriquecido, mientras que la Fat Man, lanzada en Nagasaki, cargaba unos 6 kilos aproximadamente de plutonio. En el momento de la detonación, ambas bombas hicieron reacción cerca del 0,90 % de su carga de uranio y plutonio. Además, explotaron en el aire y la radiación se dispersó por efecto del hongo creado. Esto explica que hoy en día Hiroshima y Nagasaki sean ciudades habitables y prósperas.

En Chernóbil, sin embargo, fue diferente. El reactor de la central que explotó tenía aproximadamente 180 toneladas de combustible nuclear (muy superior en comparación con las bombas atómicas), de las cuales 7 toneladas se escaparon hacia la atmósfera. Gran parte se lo llevó el viento, pero otra parte cayó por toda la zona, contaminando tierras, bosques y ríos. Por eso la zona, a día de hoy, es inhabitable.

Libros

En el siguiente enlace tienes una lista de 8 libros sobre Hiroshima y Nagasaki. ¬°No te los pierdas!





Oferta El piloto de Hiroshima: Más allá de los límites de la conciencia (Divulgación)
Oferta Hiroshima (Ensayo | Crónica)
Los Bombardeos Atomicos de Hiroshima y Nagasaki
El devastador Holocausto Nuclear
Oferta La bomba atómica.: El factor humano en la Segunda Guerra Mundial
Oferta Antes de Hiroshima: De Marie Curie a la bomba atómica (Volumen Independiente)
Oferta Oppenheimer y la bomba atómica: 34 (En 90 minutos)

Orchestral Manoeuvres In The Dark: Enola Gay




Summary
Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki
Article Name
Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki
Description
Los científicos emigrados a Estados Unidos presionan a Roosevelt para construir la bomba atómica ante el temor de que los nazis la pudieran desarrollar. Comienza aquí esta historia que culminará con la destrucción de Hiroshima y Nagasaki y la entrada del mundo en un nuevo tiempo: la era de la energía atómica.
Author
Publisher Name
Deguerra

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies Política de cookies

Los ajustes de cookies en esta web est√°n configurados para ¬ępermitir las cookies¬Ľ y ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ, estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar